¿Qué son los certificados de sostenibilidad y qué beneficios aportan a un edificio?

29/07/2020

¿Qué son los certificados de sostenibilidad y qué beneficios aportan a un edificio?

La sostenibilidad en el sector inmobiliario no es una tendencia puntual que se encuentre en pleno apogeo y que vaya a desaparecer dentro de unos años. La sostenibilidad ha llegado para quedarse y se debe contemplar en todas las fases y procesos de la construcción de un edificio, aportando distintas soluciones en cada campo para que este sea sostenible desde una óptica integral. El Grupo Colonial apuesta firmemente por la certificación de sostenibilidad de sus edificios y durante los últimos años ha logrado un aumento de las calificaciones logrando que el 92% de su cartera de oficinas tenga una certificación energética BREEAM o LEED, situándose claramente por encima de la media del sector y logrando el premio “Award for Responsible Real Estate Investment” en la categoría de grandes portfolios.

¿Pero en qué consisten los certificados de sostenibilidad?, ¿cuáles son los más importantes y qué es lo que valoran en un inmueble? Hoy te explicamos la importancia de los principales sellos sostenibles para edificios.

¡Comenzamos!

Certificados BREEAM

El BREEAM es el Método de Evaluación Medioambiental del Organismo de Investigación de la Construcción, creado en el Reino Unido en 1990, y es uno de los métodos de certificación energética más avanzados técnicamente. Este certificado mide una serie de categorías del inmueble (gestión, salud y bienestar, energía, transporte, materiales, residuos, agua, uso ecológico del suelo, innovación y contaminación) a las que posteriormente asigna una nota en función de la tipología y el uso que vaya a tener el edificio. La suma de las notas de estas categorías da una puntuación global del inmueble que se divide en los siguientes rangos: Aprobado, Bien, Muy Bien, Excelente y Destacado.

Certificados LEED

Este sistema de evaluación internacional también fue creado en 1990 en los Estados Unidos a través del U.S. Green Buiding Council, para fomentar la realización de edificaciones que cumplieran con una serie de criterios para la eficiencia energética. Al contrario que el BREEAM, la certificación LEED evalúa cinco áreas del inmueble: emplazamiento sostenible, protección y eficiencia del agua, eficiencia energética y energías renovables; de la puntuación obtenida en el recuento, se establece una serie de puntos que determinan el nivel de certificación del edificio: Certificado, Pata, Oro y Platino.

Certificados VERDE

Este tipo de certificación nace en España y tiene como finalidad preestablecer los objetivos a lograr en la edificación, utilizando indicadores métricos como kwh de energía ahorrada, toneladas de CO2 emitidos por el inmueble, etc. El objetivo de VERDE es analizar el impacto ambiental que tendrá un inmueble durante todo su ciclo de vida (50 años según la normativa vigente). De esta manera se puede llegar a saber cuál ha sido el ahorro energético obtenido por el edificio en materia de agua, energía, salud del usuario y emisiones Co2, con respecto a otro edificio que no haya sido planteado bajo mediciones de sostenibilidad.

Certificados WELL

Este sistema de puntuación permite monitorizar las características sostenibles tanto de edificios, como de espacios comunes, y se centra exclusivamente en la salud y confort de los usuarios. El Well Building Standard tiene en cuenta los siguientes conceptos a la hora de valorar un inmueble: calidad del aire y ventilación, calidad del agua, disponibilidad de una alimentación saludable, calidad de la iluminación, fomento del movimiento y la actividad física en el edificio, confort térmico, control del ruido, uso de materiales no contaminantes, diseños de espacios que mejoren la salud emocional y cognitiva, así como la creación de una comunidad inclusiva e integrada tanto de forma social, como organizacional y de ocio.

Podemos concluir, por tanto, que obtener un certificado de sostenibilidad no es una tarea fácil e implica una planificación y organización del edificio a todos los niveles, lo que supone un coste adicional. No obstante, estos certificados aportan beneficios a corto y largo plazo tanto a arrendatarios, como a compradores, que pueden contar con la certeza de saber que están invirtiendo en salud, comodidad y ahorro energético. Le tendencia es clara y poco a poco nos acercamos a un futuro con edificios 100% sostenibles.

Más artículos de Colonial