La gamificación en las oficinas

06/11/2019

La gamificación en las oficinas

La gamificación es una técnica que traslada la mecánica de los juegos para el aprendizaje con el fin de conseguir mejores resultados de los empleados. La transformación digital ha traído este término que cada vez adquiere mayor importancia en nuestra sociedad.

Puede ser una buena dinámica para emplear en los espacios de trabajo, ya que permiten reforzar las relaciones de equipo motivando a los empleados de una forma lúdica a través de objetivos claros. Muchas empresas han utilizado esta técnica para lograr metas y se ha demostrado que jugar aumenta el conocimiento y mejora el rendimiento.

¿Cómo emplear la gamificación en la oficina?

La idea de realizar esta actividad, es que cuando jugamos sabemos cuál es nuestro objetivo y existen indicadores de lo cerca o lejos que estamos previamente de  cumplirlo. Existen distintas herramientas, entre ellas apps que ayudan a emplear el juego en las oficinas.

Para poder gamificar ciertos aspectos de la oficina, de manera inicial  se debe definir una estrategia clara que permita visualizar  qué áreas se quieren mejorar a través de la actividad, qué valores se quieren fomentar, qué objetivos se quieren alcanzar y en qué contexto se pretende realizar.

La innovación es clave para incentivar la participación en las actividades,  sin que estas se perciban como una obligación. Además, los empleados han de optar a premios que también serán establecidos previamente.

También se conviene tener en cuenta los esquemas de puntuación y los niveles, metas e hitos son ideales para motivar. Finalmente, es indispensable medir los resultados de las actividades de gamificación para ver si se pueden mejorar algunos aspectos y hacer más útil su implementación.

Realizar actividades a través de la gamificación aporta ciertos valores añadidos como:

  • Favorecer la motivación y la competitividad
  • Fortalecer la comunicación interna y el trabajo en equipo
  • Aumentar el conocimiento y el rendimiento de los empleados
  • Ayudar a digerir las tareas más pesadas

Los objetivos del uso de la gamificación en la oficina pueden ser distintos: desde crear ambientes de trabajo más saludables hasta mejorar la creatividad, fomentar la adquisición de habilidades de los empleados o mejorar servicios de las empresas.

En resumen, el juego puede ser una buena manera de conseguir objetivos de forma creativa y hacer más amenas ciertas situaciones en el  ámbito laboral además de estimular a los empleados aportando una mejora del clima laboral y aumentando la productividad.

Más artículos de Colonial